Camarón de la Isla-Etapa renovadora

CAMARÓN DE LA ISLA

Leyenda del flamenco

 

-ETAPA RENOVADORA-

 

1979 trae consigo la aparición de algo nuevo y revolucionario para las raíces del flamenco, “La leyenda del tiempo”, el nuevo disco de Camarón. Cuentan que los gitanos acudían a los grandes almacenes para devolver el disco defraudados porque “ese no era Camarón”. Los responsables de eso era el propio Camarón de la mano de Tomatito, Raimundo Amador y Kiko Veneno, producidos por Ricardo Pachón. Corrían nuevos tiempos, y Paco de Lucía se encontraba conociendo mundo, así es que Camarón ficha a un guitarrista gitano almeriense de 19 años que lo acompañaría hasta el final de sus días, Tomatito, gran culpable del resultado final del disco.

 

Este trabajo abre nuevos horizontes al flamenco y lo acerca al rock, al jazz y a las tradiciones orientales. A la guitarra y las palmas se añaden bajo, batería, flauta, moog, piano Fender e incluso una cítara. Dedicado a la memoria de Federico García Lorca, rescata su poesía en cinco adaptaciones, e incluye una letra popular, La Tarara.

Camarón siempre profesó admiración hacia Mick Jagger y Pata Negra, hermano de Raimundo Amador, que hacía un rock flamenco muy peculiar, y lo que el propio Camarón siempre quiso hacer. Asustado en un principio por la respuesta inicial de su público habitual, cuenta su productor que decía que su próximo disco sería totalmente flamenco. Lo que aún no sabía Camarón es que marcaría un antes y un después en el flamenco. Innovaría en un arte ya mohino, enganchando al flamenco a las nuevas generaciones y volviéndose un ídolo de masas.

Muchos son hoy los puristas que continúan negando la pureza de la obra camaronera, pero Camarón era purista de la cabeza a los pies y fusionó flamenco con rock o jazz, sin pisar ningún estilo.

 

Tomatito, guitarrista

"Yo tuve que coger la guitarra como solista por obligación, en el sentido de que si no hubiese sido porque Camarón se fue, nunca hubiese tenido que tocar sólo. La vida, en ocasiones, es así de dura y te pega estos sablazos en momentos críticos… La gente no lo sabe, pero durante un tiempo lo he pasado muy mal, porque después de aquello nadie me llamaba para que lo acompañara y ¡claro!… si te desanimas y te retiras… entonces has perdido la batalla. Por suerte soy muy orgulloso y aunque no sabía desenvolverme en este mundo de la guitarra solista… tocando, tocando, me fui animando viendo que la música me ayudaba a recuperarme"

 

 

"He sido el tocaor de Camarón durante los últimos dieciocho años de su vida y creo -sinceramente- que realmente no hay nada más difícil que tocarle a él. Camarón era tan imprevisible que…, siempre te sorprendía con algo nuevo..., distinto. Aunque cantara las mismas letras, nunca las hacía del mismo modo. Así que esa costumbre que él tenía, me ha ayudado mucho a la hora de tener que acompañar a un pianista de jazz como Michel. En el jazz como en el flamenco hay que estar muy pendiente de los apoyos en todo momento, para que exista una sincronización perfecta. Por eso digo que después de haber acompañado a José durante tanto tiempo, dialogar ahora con otro instrumento no es más difícil en absoluto"

 

"Si Camarón no se hubiese ido, habría seguido a su lado siempre"

 

 

INICIO

BIOGRAFÍA

ETAPA CLÁSICA
ADIÓS
DISCOGRAFÍA
GALERÍA